Arquitecturas

En muchas ocasiones, después de haber realizado un gran estudio detallado del SGBD y haber revisado su diseño, nos podemos encontrar que ha implementado sobre un equipo con insuficientes recursos o no se ha seleccionado la arquitectura adecuada para su explotación. Entre otras arquitecturas, caben destacar las siguientes:

Cliente / Servidor

Esta arquitectura consta de un cliente inteligente que puede solicitar servicios de un servidor en red. En el lado del cliente de esta arquitectura encontramos una aplicación frontal bastante sencilla ejecutándose en un ordenador personal. A una aplicación cliente / servidor se le puede pedir que realice validaciones o que muestre listas de opciones válidas, pero la mayor parte de las reglas de integridad de los datos y de negocio se imponen en la propia base de datos: relaciones, índices, valores predeterminados, rangos, disparadores, procedimientos almacenados, etc. En el lado del servidor encontramos un motor de servidor de bases de datos inteligente. El servidor está diseñado para aceptar consultas SQL desde la aplicación frontal, generalmente en forma de llamadas a procedimientos almacenados que devuelven conjunto de resultados claramente definidos y de ámbito limitado.

Generalmente, la aplicación cliente es responsable, al menos, de la administración de la conexión, la captura de los datos, la presentación de datos y la administración de los errores.

El servidor es el responsable de la administración inteligente de los recursos, la administración de la seguridad, la administración de los datos, de las consultas y sobre todo de la integridad de los datos.

Motor Distribuido

En este caso, cada uno de los clientes posee el motor necesario para acceder a la base de datos y acceden de forma independiente del resto de los usuarios. Esta arquitectura tiene la ventaja del aprovechamiento de los recursos del cliente pero la desventaja del control de versiones.

Tipos de buffers

Esta arquitectura añade un tercer elemento al sistema de acceso a la base de datos, se trata de los objetos de lógica de negocio, encargados de procesar las peticiones de los clientes y hacérselas llegar al servidor. Estos objetos pueden estar instalados en máquinas diferentes a la del cliente y del servidor. La principal ventaja radica en el aprovechamiento de los servicios cliente / servidor y en asegurar el control de las versiones del motor de acceso a datos. La aplicación frontal realiza peticiones a los objetos de lógica de negocio que son trasmitidas al servidor, la respuestas del mismo llegan a los objetos y éstos las devuelven al cliente.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

ENVIAR A UN AMIGO
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN GOOGLE +
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.