Cómo diseñar pensando en la accesibilidad

Las personas que navegan por Internet no son un grupo homogéneo, sino más bien una enorme masa en la que hay muchísima diversidad. Muchos de ellos no entienden bien el inglés, o no cuentan con la misma educación que la media de la población, o simplemente no gozan de excelentes condiciones de salud. Cuando diseñamos para el público tenemos que prestar atención a este hecho; de lo contrario, perdemos muchos usuarios potenciales, así como una gran oportunidad para impulsar el SEO de nuestra web.

La universalidad y la inclusión están en el foco de los estándares de accesibilidad web, que son uno de los estándares de diseño web relacionados del W3C. El objetivo final de la iniciativaWeb Accessibility Initiative (WAI) es diseñar una web que funcione "para todas las personas, independientemente de su hardware, software, idioma, cultura, localización o capacidad física o mental".

Cuando hablamos sobre accesibilidad, lo más importante que tenemos que saber es que el usuario no necesita tener la pérdida completa de un sentido o habilidad para meterlo dentro del grupo de la accesibilidad. Las personas que tienen problemas como pérdida de visión parcial o discapacidad auditiva leve también tienen necesidades de acceso. Es importante recordar esto...

Ahora vamos a ver cuáles son los grupos principales, cómo navegan por Internet y cómo el diseñador puede mejorar su experiencia de navegación.

Impedimentos visuales

Las personas de este grupo pueden tener impedimentos leves o moderados de visión en uno o ambos ojos, daltonismo, visión pobre, ceguera o sordera-ceguera.

En muchos casos hay una necesidad de cambiar la presentación del contenido de la web para adaptarlo a sus necesidades. Estas personas requieren de un control para modificar el tamaño del texto y de las imágenes, para personalizar fuentes, colores y el espaciamiento entre caracteres y líneas para aumentar la legibilidad. También es una buena idea asegurarnos que las personas que no pueden ver el puntero del ratón, puedan navegar por el contenido de nuestra web utilizando sólo el teclados.

Muchas personas con discapacidad visual utilizan lectores de pantalla que sólo funcionan correctamente si la interfaz está codificada semánticamente, de lo contrario sus softwares de asistencia especial no pueden identificar la estructura de la página web y los usuarios difícilmente serán capaces de dar sentido a los contenidos.

Tenemos que tener en cuenta que los hipervínculos, iconos, imágenes y otros tipos de archivos multimedia cuentan con descripciones adecuadas, con la ayuda de los atributos alt y title de HTML. La regla de oro aquí es crear una alternativa equivalente de texto para cada elemento no textual.

También es importante que los usuarios no tengan que configurar sus propios ajustes en el navegador, por lo que si es posible, especifica todo en unidades relativas (EMS, REMS, o porcentajes) en lugar de tamaños exactos.

De hecho, los bots de Google y otros motores de búsqueda también pueden ser considerados como agentes con discapacidad visual, y ten en cuenta que todo lo que es bueno para los seres humanos con discapacidad visual también agrada a los bots, mejorando así el SEO de un sitio.

Discapacidades Auditivas

Los usuarios que sufren deficiencias de audición de diferentes grados no siempre pueden entender el habla, sobre todo cuando hay ruido de fondo. El impedimento más frecuente para este grupo son los vídeos, que necesitan ser accesible mediante la inserción de asistencia visual en la parte de audio.

El uso de subtítulos en el que también se subtitulan los ruidos de fondo tales como música o explosiones puede ayudarles mucho. Proporcionar opciones para subtítulos y transcripciones también puede mejorar significativamente la experiencia de las personas que no son hablantes nativas del idioma en el que se reproduce el vídeo.

También tenemos que tener cuidado en el diseño web y en las aplicaciones móviles. Si los usuarios tienen que confiar únicamente en las interacciones utilizando la voz, las personas con discapacidades auditivas o los que no tienen hardware de audio adecuado o software serán excluidos de este uso.

Los diseñadores de aplicaciones también tienen que prestar atención a la inserción de opciones para detener, pausar, o ajustar el volumen. Apple TV es un excelente ejemplo de un dispositivo diseñado con los sordos e hipoacúsicos en mente, ya que les proporciona una interfaz de usuario agradable con la que personalizar los subtítulos a sus necesidades individuales.

Discapacidades cognitivas y neurológicas

Los trastornos relacionados con el cerebro o el sistema nervioso afecta directamente a cómo la gente puede moverse, ver, oír y entender las cosas. Hay muchas personas que necesitan procesar la información más lenta que los demás, por lo que demandan que se les proporcione un contenido claramente estructurado que les facilite la lectura y la orientación.

También puede ayudar si ofrecemos diferentes formas de navegación: no sólo un enorme menú desplegable, sino también nubes de etiquetas, opciones de búsqueda, migas de pan, y otras soluciones inteligentes y fáciles de entender para el usuario.

Mejorar el contenido con señales visuales es fundamental cuando queremos que las personas con discapacidades cognitivas y neurológicas puedan comprender la información que les queremos transmitir. Añadir imágenes, gráficos, ilustraciones y texto con otro tipografía para evitar párrafos largos puede hacer mucho por ellos.

Reducir el número de distracciones como banners parpadeantes y ventanas emergentes pueden mantenerlos más tiempo en nuestros sitios, sólo hay que pensar en las personas con TDAH (Trastorno de hiperactividad con déficit de atención) o autismo.

Discapacidades físicas

Físicamente las personas con discapacidad pueden tener trastornos motores, problemas musculares, problemas en las articulaciones, falta de extremidades... y pueden enfrentarse a muchos otros impedimentos físicos.

Probablemente el impedimento más importante relacionado con este grupo siempre es debido a que no se proporciona soporte completo al teclado. Tareas como completar un formulario online, responder comentarios en blogs y demás, puede ser una tarea titánica para algunos de ellos. Ofrecer atajos de teclado, sobre todo en los dispositivos táctiles pueden ser una buena idea para solventar este asunto.

Las personas físicamente discapacitadas pueden enfrentarse con dificultades a la hora de hacer clic en áreas pequeñas, por lo que siempre hay que asegurarse de que diseñamos con el suficiente tamaño como para que una persona pueda hacer clic sin problema alguno.

También es importante tener en cuenta que muchos de ellos utilizan hardware o software de asistencia. Pueden acceder a los contenidos con la ayuda de un teclado en pantalla, un sistema de reconocimiento de voz o un software de seguimiento ocular.

Debido a esto, al igual que en los casos anteriores, es crucial a la hora de diseñar, crear una navegación coherente y lógica mediante una buena estructuración y sin demasiadas distracciones.

Crear experiencias web para las personas con discapacidad, es una práctica excelente en diseño. Si construimos un sitio que tiene las necesidades de estos grupos en cuenta, diseñaremos un producto que es lógico, bien estructurado y fácil de utilizar.

Si damos a los usuarios la posibilidad de elegir cómo quieren consumir el contenido online, y pensamos cuidadosamente acerca de todas las posibilidades con las que puedan interactuar con nuestro sitio, aumentamos la experiencia general del usuario de una manera significativa.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

ENVIAR A UN AMIGO
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN GOOGLE +
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.