Los 10 tipos de desarrollador web más comunes - Parte 2

Seguimos con el artículo de los 10 tipos de programadores web más comunes. Hoy te traemos al segunda parte. Si no eres asiduo del portal, decirte que ayer publicamos la primera parte, en la que describíamos tipos tan dispares como los puristas, aquellos que reniegan de librerías o frameworks; los hacedores, esos que cuentan siempre con las herramientas adecuadas; los políglotas, los que dominan muchísimos lenguajes de programación; los perfeccionistas, creo que no hace falta que os lo describa; y los artísticos, aquellos que son más diseñadores que desarrolladores. Hoy continuamos con otra tanda de tipos de desarrolladores. ¿Estarás tú incluido en la lista?

Los ahorradores

A la hora de desarrollar un proyecto, no todos caemos en la cuenta de escribir una clase o un método genérico para no repetir y repetir bloques de código. Saltamos de la implementación de código hasta la zona de optimización, en la que nos toca exprimirnos los sesos para que el código sea más eficiente y por lo tanto el proyecto cuente con más velocidad, hasta que por fin se cruza la gran línea roja, tambien llamada fecha de entrega, y gozamos de un breve periodo de relajación.

Los ahorradores saben mucho de esto. Crean una sólida base de fragmentos de códigos reutilizables desde el principio y ahorran un montón de tiempo en la fase de optimización posterior. Son, en su mayoría, desarrolladores experimentados que pueden preveer que un bloque de código está llamado a aparecer durante repetidas ocasiones en nuestro proyecto. Probablemente no hay ni un solo proyecto de los suyos que no tiene un archivo lleno de funciones y clases implementado expresamente por él.

Los ratones de biblioteca

Un día antes de mi primera VB Lab, mi profesora nos dio una serie de instrucciones breves para montar un formulario. Ella ejecutó una demo al comienzo de la clase, que por desgracia me perdí porque llegué un pelín tarde. Lo poco que pude pillar de la clase me lo anoté en mi cuaderno de apuntes, pero aún así, al haber llegado tarde, no tuve otra que sentarme atrás del todo puesto que no había más sitios libres. Con el barullo no pude captar nada de lo que decía la profesora, es más, recuerdo que estaba sentado delante un compañero que era lo suficientemente alto para taparme toda la pantalla con la demo cargada.

Así que hice lo único que me quedaba por hacer para llevar a cabo la práctica fue abrir un buen libro de texto antiguo. Me convertí en un ratón de biblioteca. Como resultado, no sólo tuve la alabanza de mi profesora al final de la clase por haber puesto todos los elementos que ella explicó en mi formulario, sino que encima le añadí una imagen de fondo (algo que nadie había hecho), en base a lo que aprendí del libro de texto.

No es raro para mí comprobar que algunos de mis compañeros son muy buenos programando y cuentan con el escritorio lleno de libros que se apilan hasta formar una torre. Los ratones de biblioteca cogen los libros en busca de un conocimiento en profundidad, a veces lo encuentran por casualidad, que es en última instancia, lo mejor que les puede ocurrir.

Los debuggers

La depuración es una habilidad en sí misma. Su verdadero poder despierta cuando en una página web se muestra el típico "Internal Server Error 500". Ahí los debuggers encienden todas sus alarmas con el fin de atrapar y aplastar los errores de su propio código, y también en los códigos escritos por otros también (que es la pesadilla de un desarrollador en sí mismo)

Controlan bien todas las herramientas y opciones para hacer un buen debug, ya sea en un navegador o un IDE de depuración. Pero dejando a un lado las herramientas, la depuración requiere el conocimiento claro del flujo de los acontecimientos y también, porqué no decirlo, de un don especial. El mismo don que tienen los perros para encontrar trufas por ejemplo. El don de husmear y encontrar.

Si el código pertenece a otra persona, que es cuando los debuggers muestran su verdadero potencial, puedes ver como lee línea tras línea, como si fuese el robot de Cortocircuito, en busca de cualquier "if", "else", "or", "and" o punto y coma faltante. Si, es a ese al que siempre le decimos: "Disculpa, a ver si puedes encontrar el error, que yo ya no sé ni donde mirar", y te lo encuentra a los 5 segundos. Sí, ese tipo.

Los investigadores

Para los investigadores, el código no es sólo simple código para ellos; se convierte en un tema potencial; un tema para el foro, un tema para un blog, un tema para un StackOverflow... Cualquier práctica, cualquier error, cualquier anécdota en la programación, es digna de análisis y de investigación para ellos. Cada código que escribimos tiene un uso y un propósito y por desgracia un efecto secundario, a veces.

La investigadores tratan de entender ese aspecto del código. Se sumergen entre documentaciones, realizan experimentos y lo más importante, comparten sus hallazgos entre el resto de mortales, los cuales estaremos eternamente agradecidos por lo que hacen.

Los sociables

Los programadores, como bien sabéis, nos mantenemos juntos como parte de una comunidad que come, respira y vive código. Sin embargo, nos sentamos delante del ordenador y aunque estemos rodeados de gente, nos sentimos solos. El mundo de la programación es un mundo solitario, interconectado sí, pero solitario. Eres tú frente al código y aunque puedas solicitar ayuda, eres como el astronauta perdido en el espacio. Él también puede solicitar ayuda, pero el trabajo depende de tí. Es por eso que nuestras habilidades sociales van menguando en este oficio, nos guste o no.

Pero por suerte, están los sociables. Ese tipo de programador que siempre tienen un ratito para tomarse un café contigo, contar chistes frikis, hablar sobre lo último y lo más novedoso en la materia, están entusiasmados con las próximas versiones de hardware o de software, participan en todo lo que pueden y siempre tienen un momento para echarte un cable. ¿Conoces a algún sociable entre tus amigos desarrolladores?

Seguro que muchos de vosotros habréis encontrado un amigo, e incluso a ti mismo, reflejado en algunos de estos grupos. Grupos que se pueden solapar, otras veces son opuestos, pero al fin y al cabo, todos somos desarrolladores. Sentimos curiosidad por saber a qué tipo perteneces tú. Háznoslo saber en los comentarios.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

ENVIAR A UN AMIGO
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN GOOGLE +
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.