Comprimir los vídeos para poder compartirlos de forma más eficaz

Hoy en días, es muy habitual grabar todo tipo de vídeos desde nuestras cámaras digitales o dispositivos móviles. Debido a la calidad de las imágenes, estos suelen ser demasiado grandes, lo que complica el proceso de poder compartirlos en nuestras redes sociales, WhatsApp o enviarlo por email. Cuando esto ocurre, es necesario comprimir video para que poder subirlo en cualquier plataforma.

¿Qué es la compresión de vídeo?

Cuando hablamos de comprimir un vídeo nos estamos refiriendo al hecho de reducir su tamaño para que sea más fácil trabajar operar con él. Lo más recomendable en estos casos, es realizar una compresión que no se traduzca en una pérdida de calidad. Para llevar a cabo esta compresión, existen diversos programas diseñados para tal fin, programas que se encargan de analizar los vídeos e ir buscado cualquier dato que pueda eliminarse, pero sin que le afecte negativamente.

A la hora de realizar una compresión de vídeo, son tres factores fundamentales los que intervienen y sobre los que suelen trabajar estos programas. Veamos cuáles son:

La resolución

Cuando se habla de resolución se hace referencia al número de píxeles del vídeo. De forma habitual, se representa por una medida horizontal x vertical. Por ejemplo, el vídeo HD tiene una resolución de 1920 x 1080 px. A mayor resolución, mayor será su peso. De esta forma, cambiando su resolución se reducirá su tamaño.

Tasa de bits

La tasa de bit es la cantidad de información se transmite en cada segundo de vídeo y suele medirse en megabits por segundo (Mbps). A mayor tasa de bits, mayor será su tamaño.

La codificación

La codificación consiste en el códec que es utilizado para la compresión del vídeo. Aquí nos podemos encontrar diferentes tipos de códecs, algunos más eficientes que otros. Por ejemplo, el formato MP4 ofrece mejores resultados que el FLV.

Cómo comprimir un vídeo sin perder calidad

Si has llegado leyendo hasta aquí, seguro que te habrás hecho la pregunta de cómo se puede comprimir un vídeo, pero sin perder calidad. Por suerte, hoy en día es muy fácil comprimir cualquier tipo de vídeo gracias a los muchos programas que existen para tal fin. Por ejemplo, existen páginas web que ofrecen esta posibilidad como puede ser Aconvert, aunque suelen ser muy básicas. También tenemos aplicaciones desarrolladas para dispositivos móviles, como Video Convertidor, pero que solo permite trabajar con vídeos que hagamos desde nuestro terminal.

La última opción que nos encontramos es mediante un software para PC, que suelen ser soluciones más completas que las anteriores comentadas. En este caso podemos destacar a Movavi Video Converter. Se trata de una herramienta que está disponible tanto para Windows como para Mac y que destaca por contar con una interfaz muy sencilla e intuitiva. Esto la convierten en la opción perfecta para todo tipo de personas, tanto para expertos como para novatos.

Este software permite convertir archivos de vídeo en más de 180 formatos diferentes entre los que están algunos tan habituales como MP4, AVI, MOV o MKV, todo ello sin que se pierda calidad de vídeo. Además de esto, también ofrece herramientas para editar el vídeo.

A partir de ahora, no dudes en comprimir tus vídeos para poder compartirlos de forma más sencilla y eficaz. Solo debes asegurarte de utilizar la herramienta adecuada para que el vídeo no pierda calidad alguna.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN LINKEDIN
COMPARTIR EN WHATSAPP
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.