Desarrollo web: cómo el low code ha ampliado la economía global

El desarrollo web ha evolucionado de forma exponencial en los últimos años. La velocidad de estos cambios ha sido tal que muchas veces no llegamos a darnos cuenta de cómo han transformado nuestro día a día y la manera de relacionarnos con nuestro entorno. En el siguiente artículo, nos centraremos en la tecnología low code para entender cómo ha mejorado la economía global.

Cada vez que pensamos en nuevas tecnologías, el resultado del balance de los últimos años puede terminar siendo abrumador: si bien disfrutamos de las ventajas y comodidades que brindan los últimos desarrollos, repasar todos los elementos que han cambiado en las últimas décadas es una tarea compleja. Después de todo, la transformación digital sigue a todo ritmo, por lo que debemos estar preparados para lo que vendrá dentro del terreno web.

Uno de los factores que sirve como ejemplo cabal de lo que hemos presentado es el desarrollo web: mientras que en los primeros años parecía un idioma altamente complejo e inaccesible, su constante evolución y actualización derivó en que todas las personas comprendan mínimamente de qué se habla cuando se toca este tema. Más aún si nos referimos a internet y sus sitios.

De hecho, para muchos especialistas y analistas en la materia, la tecnología low code ha revolucionado al siglo XXI: hoy en día es posible realizar tareas complejas con conocimientos poco avanzados de desarrollo web o diseño, algo que a final de cuentas ha democratizado varias áreas de la sociedad: acceso al trabajo, al conocimiento, a la información y mucho más.

El caso más concreto que se puede tomar de la influencia del low code es a la hora de crear una página web: sitios como Wix, por citar un caso, permiten que cualquier persona pueda amar su propio sitio de manera sencilla, ágil y segura, sin necesidad de ser programador o diseñador web. Este punto, sin dudas, explica el porqué del florecimiento de pequeños negocios online y el fortalecimiento de una economía digital que se expande año tras año.

Low code y una economía veloz

Tal y como se puede inferir por su nombre, el término “low code” se refiere al uso de escaso código a la hora de crear aplicaciones, software y también páginas web. Sin ir más lejos, muchos sitios que visitamos a diario se crean con funciones básicas como arrastrar y soltar elementos, o copiar y pegar. Es decir, la internet que utilizamos a diario no siempre requiere una habilidad superior en desarrollo de código.

En lo que refiere a la economía puntualmente, hemos mencionado que vivimos en la era de transformación digital, por lo que el crecimiento de los servicios digitales sigue a la orden del día. En ese sentido, también se continúa la búsqueda para crear mejores soluciones y poder comunicarse con los clientes en todo momento.

En este contexto, el low code ocupa un rol protagónico: empresas de todas partes del planeta han podido agilizar su proceso de digitalización gracias a este recurso. Así, se pueden alcanzar los resultados deseados sin necesidad de esperar demasiado tiempo, algo que en el mundo de los negocios es imposible.

Esto pudo comprobarse aún más en tiempos de pandemia, en donde muchos sectores que todavía no se habían sumado a la era digital del todo se vieron obligadas a hacerlo por las medidas de aislamiento y distancia social. En esos primeros meses, era frecuente ver cómo muchas marcas lanzaban nuevas páginas web, la gran mayoría basadas en tecnología low code.

Es por ello que cuando se habla de esta tendencia en desarrollo web, siempre se termina hablando también de una economía veloz: miles de firmas, desde las más grandes a las más pequeñas, pueden resolver su día a día gracias a programas y software que no implican demasiada complejidad. En otras palabras, el low code trae una democratización del mercado.

Una tendencia que se agiganta

Como hemos afirmado al principio de este artículo, crear un sitio en internet es tan sencillo como necesario hoy en día. Diferentes estudios aseguran que más del 70% de las empresas adoptan estrategias low code con el fin de agilizar tiempos y, al mismo tiempo, aumentar la productividad gracias a la automatización.

Por otro lado, el desarrollo low code muchas veces deriva en una mejor experiencia por parte del usuario. La denominada UX (user experience) es la gran preocupación del momento: cómo generar que el potencial cliente encuentre lo que desee en nuestro sitio. Con los sitios creados con low code, esa misión es mucho más sencilla de lo que parece.

Sin ir más lejos, de acuerdo a lo que marcan las encuestas y tendencias, se espera que dentro de dos años más del 65% de las apps que utilicemos sean llevadas a cabo con el desarrollo low code. Podemos apostar que la economía global, entonces, tomará un ritmo todavía más intrépido que seguro nos costará reconocer en una primera instancia.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN LINKEDIN
COMPARTIR EN WHATSAPP
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.