¿Tus cookies HTTP te están rastreando?

Todos los navegadores conservan un archivo de texto llamado cookies, estos guardan algunos textos de los sitios web que previamente haz visitado. Básicamente es un registro sobre la actividad de navegación que tienes en línea y es muy probable que también tenga registro de tus datos personales.

Un ejemplo claro, para entender el concepto de las cookies, es cuando visitas un sitio web específico, como una página de meteorología que anteriormente ya has visitado, en este caso las cookies son capaces de recordar que estuviste allí investigando la temperatura de tu ciudad.

Al volver nuevamente al sito o en el próximo inicio de sesión, este mostrará una lista de recomendados siendo “la temperatura de tu ciudad” la primera opción para esta nueva búsqueda en la página de meteorología.

La capacidad de recordar que tiene al menos una Cookie, es más amplia de lo que creemos, ya que puede contener datos importantes como la información de tu inicio de sesión en muchas páginas. Esto hace que la actividad en línea sea más automática y te ahorra recordar contraseñas o búsquedas.

Ya sabemos qué son las Cookies y de qué son capaces. Pero, debes saber que existen dos tipos de ellas: una que viene de origen y otra que viene de terceros.

Las Cookies de origen son aquellas que se encuentran en el sitio web estamos visitando y las Cookies de terceros se encuentran en el almacenamiento, teniendo origen en un sitio que actualmente se encuentra inactivo. Estas últimas se conocen también como Cookies de rastreo.

Las Cookies de rastreo realizan un seguimiento de tu actividad en línea, para enviar anuncios de persuasión para que vuelvas a páginas web que ya habías visitado o para que realices compras según tus gustos.

¿Cómo funcionan las cookies de seguimiento?

Las cookies de rastreo mayormente tienen fines de marketing, ya que son utilizadas para distribuir la mayor cantidad posible de publicidad, aumentando las probabilidades de consumo en el usuario que se encuentre en línea en estos navegadores. 

En pocas palabras, nuestro navegador tiene capacidad de almacenar datos que pueden convertirse en marketing o publicidades relacionadas con nuestras búsquedas.

¿Qué información almacenan las cookies de seguimiento?

Usualmente las cookies son usadas por compañías comercializadoras de sus propios productos y servicios. Muchas de ellas almacenan gran parte de tu actividad en línea, para hacer más fácil la distribución de publicidad durante la navegación.

Estas Cookies se componen de una larga lista de sitios web que ya has visitado y rastrean las páginas que ya estuvieron en esa lista. En ese almacenamiento también se encuentran los productos que pudieron haber sido comprados o que les haya hecho clic para alguna referencia.

Su objetivo principal es obtener la mayor cantidad de datos tuyos que les sea posible, para poder facilitar la venta de productos o servicios. 

Por si fuera poco, las Cookies también tienen la capacidad de rastrearte, tanto la dirección IP como tu localización geográfica. Este último dato es quizás el más importante para la realización de anuncios locales, como conciertos o partidos de fútbol o béisbol, etc.

¿Son peligrosas las cookies de seguimiento?

Las cookies de rastreo pueden tener mucha de tu información privada. Sin embargo, ¿qué es lo que los hace realmente peligrosos? Eso dependerá de lo que tú consideres riesgoso.

Las cookies de seguimiento no son un virus potencial para tu ordenador o tus dispositivos, tampoco son portadores de malware, así que por ese lado digamos que te encuentras a salvo. Pero el riesgo está en la exposición de tu información personal que pueda llegar a tener las empresas, entes gubernamentales, redes sociales o portales noticiosos durante tu actividad web.

¿Cómo evitar el rastreo de cookies?

Existen varias formas de evadir las Cookies de rastreo. Puedes usar una VPN de IP dedicad a para la máxima privacidad de tus datos personales. Con este programa se cifran los datos que envías y recibes desde internet, por lo que es difícil que alguien rastree tu información.

También puedes configurar tu navegador para desactivar de manera automática las Cookies. Esta configuración puede variar según el navegador, pero todos vienen con la opción.

Otra opción es que al visitar una web, escojas solo las Cookies necesarias para que esta funcione. Así podrás tener un poco más de control de la información que el sitio obtendrá de ti. De todas estas opciones, la VPN es la que te asegurará una mayor privacidad, ya que es un software especialmente diseñado para evitar el rastreo de terceros.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN LINKEDIN
COMPARTIR EN WHATSAPP
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.