Los grandes del mercado de los vehículos eléctricos

Cuando se habla de vehículos eléctricos la primera compañía que se viene a la cabeza de aquellos que estén informados superficialmente seguramente sea Tesla, pero hay otras compañías que están ganando cuota de mercado en este sector a gran velocidad, y lo que antes parecía una excentricidad del billonario y visionario Elon Musk es ahora una suculenta tarta que cada vez está mejor vista por la sociedad en su conjunto y así mismo es promocionada e incluso subvencionada por gobiernos de todo el mundo.

Tres gigantes para un mercado gigantesco

 Coches eléctricos, Depositphotos

Aunque paulatinamente se irán incorporando más y más compañías al sector de los vehículos eléctricos se puede decir que en este momento estas tres son de las mayores compañías en cuanto a vehículos sin gasolina se refiere; Tesla, Stellantis y Volkswagen.

Tesla es una compañía californiana que tiene a Elon Musk como uno de sus cofundadores a pesar de que se incorporó al proyecto después de que este arrancase de la mano de los ingenieros Martin Eberhard y Marc Tarpenning. En el 2019 sus activos totales superaban los 34.300 millones de dólares y tenía unos ingresos totales de casi 24.600 millones de dólares. El último modelo de motor de Tesla ha alcanzado una eficiencia del 97 por ciento, lo que supone un incremento considerable respecto del 93 por ciento de eficiencia del modelo anterior. 

Dado el éxito que ha tenido a la hora no sólo de crear vehículos eléctricos viables sino de plantar en el imaginario colectivo de la sociedad la semilla que ha germinado en la actual fiebre por estos vehículos Tesla se ha convertido en una marca muy popular, y existe la posibilidad tanto de comprar las acciones de esta compañía en bolsa como de comprar acciones a través de la app de un bróker online, aunque en este último caso el hecho de comprar acciones hace referencia al hecho de colocarse en largo en una posición apalancada, lo que exige conocer bien qué es el apalancamiento, por los riesgos que esta herramienta acarrea.

Stellantis -nacida de la fusión entre FCA y PSA- y con sede en los Países Bajos, es un gigantesco conglomerado nacido de otros dos gigantes conglomerados y que comercializa vehículos de Fiat, Jeep, Alfa Romeo, Opel o Peugeot, por mencionar tan sólo algunas de las más conocidas, y por supuesto un gigante de tal tamaño no se iba a perder semejante mercado del futuro, aunque también del presente. Según informan FCA y PSA, conjuntamente facturan unos 170.000 millones de dólares anualmente, y aunque parezca que eso coloca a Stellantis muy por delante de Tesla, se debe tener en cuenta que eso sumaría todas sus marcas y todos los tipos de vehículos -no sólo los eléctricos- y Tesla ocupa un nicho de mercado muy definido.

La tercera pata de la tríada del vehículo eléctrico lo ocupa la alemana Volkswagen, empresa automovilística fundada en el lejanísimo 1937 y que además de facturar más de 100.000 millones de dólares anuales -de nuevo en todas las versiones de sus automóviles, no sólo contando sus vehículos eléctricos- cuenta en su haber con el prestigio de la ingeniería alemana, la cual ayudó en su tiempo a crear el milagro alemán, que colocó a una economía completamente devastada tras la Segunda Guerra Mundial como una de las principales del mundo, todo ello a pesar de que el país había sido partido en dos.

Según la información que la propia Volkswagen tiene en su portal web tener un coche eléctrico lleva aparejadas las siguientes ventajas;

Ahorro. Cargar un coche eléctrico es por lo general más barato que llenar el depósito en un coche convencional, tanto que incluso puede llegar a suponer un ahorro de más del 80 por ciento, aunque claro, siempre dependerá de a qué hora se recargue el vehículo, ya que la electricidad no tarifica igual en las horas nocturnas que en las diurnas.

Autonomía mejorada. Es cierto que todavía es más sencillo encontrar una estación de servicio que ofrezca gasolina que una que ofrezca además una estación de carga eléctrica, pero es cierto que en los últimos años el número de estaciones de carga eléctrica han aumentado de forma exponencial.

Y por supuesto son más amigables con el medio ambiente, no sólo a nivel global, sino que localmente también ayudan mucho a disminuir la contaminación ambiental que en las grandes ciudades puede llegar a ser un verdadero problema de salud pública.

COMPARTE ESTA NOTICIA

ENVIAR A UN AMIGO
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN GOOGLE +