Cómo iniciarte en el diseño de páginas web

El diseño web es una profesión que no deja de ser interesante. Internet se extiende a cada vez más dispositivos y, al mismo tiempo, cada poco tiempo surgen nuevos dispositivos capaces de conectarse a la red y, por extensión, capaces de acceder a páginas web.

 

Esto abre unas posibilidades infinitas a la hora de encontrar trabajo como artesano que da forma a esos portales a los que acuden personas de todas partes del mundo. Aprender diseño web no es algo complicado, pero sí es algo que requiere tiempo y tener las prioridades muy claras.

 

¿Quieres empezar diseño web y no sabes por dónde hacerlo? No te preocupes, hemos recopilado las opciones más interesantes que tienes frente a ti, todas ellas repartidas en tres vías principales.

 

¿Por dónde empiezo para aprender diseño web?

 

Hay tres formas de adentrarse en el diseño web, dependiendo de hasta qué punto quieras implicarte con el uso de código de programación, bases de datos, servidores, plugins y toda la infraestructura de un portal online.

 

Para que quede claro, vamos a ofrecerte los caminos en base a eso. Tú decides si quieres aprender diseño web sin utilizar código alguno, utilizando código o de forma completamente externa. Porque, sí, también puedes plantear la estética y apariencia de una web sin tener que tocarla en absoluto.

 

Aprendiendo a diseñar webs sin usar código

 

En el caso de que no te apetezca adentrarte en el complejo a la par que completo mundo del diseño web mediante uso de código, lo ideal es recurrir a gestores de contenido o CMS. Cuando se habla de CMS, hacemos referencia a todos esos sistemas que hacen de intermediarios entre usuario y servidor para construir la web.

 

En este campo nos encontramos con grandes eminencias como Wordpress, para el que te recomendamos encarecidamente opciones como este curso de Wordpress, o también otras alternativas como Prestashop (más orientado al e-commerce), Magento, Joomla, Drupal, Serendipity o incluso Typo3. 

 

Todas estas opciones son igualmente válidas, aunque la más aconsejable es Wordpress. También conocido como WP, este gestor ya se usa en más de 75 millones de portales online (sí, todos esos). Su popularidad se debe a lo intuitivo y flexible que es.

 

Cualquiera puede empezar a aprender Wordpress y, tarde o temprano, acabar dominándolo hasta el punto de implementarlo en cualquier proyecto web sin problemas. Además, se presta por completo al diseño a medida gracias a los miles de plantillas y plugins que hay disponibles. Es la “navaja suiza” del diseño web.

 

Aprendiendo a diseñar webs usando código

 

Esta, desde luego, es la forma más completa y a la vez más compleja de aprender a diseñar webs. Tienes que empezar a adentrarte en el uso de lenguajes de programación, aprender el idioma que hablan directamente los ordenadores y los servidores a la hora de mostrar toda la información que aparece por pantalla.

 

Afortunadamente, si miramos al campo web, no hay que aprender lenguajes de programación como tal, sino lenguajes de maquetación. Son dos cosas muy similares, pero hay un matiz fundamental que las diferencia: el de programación define comportamientos, el de maquetación define cómo se muestra la información.

 

Dicho esto, debes empezar a conocer los dos pilares del diseño y desarrollo web: HTML5 y CSS. Van de la mano y se compenetran a la perfección, de hecho, son la piedra angular de todo internet.

 

Además de estos dos, también te conviene complementar aprendiendo Javascript. Es ideal para dar a las webs un toque más dinámico y empezar a sumergirte más en bases de datos, la otra cara de las páginas web.

 

Aprender solo a diseñar webs solo a nivel estético

 

Puede que solo quieras tener las dotes y herramientas necesarias para plantear la apariencia de una web sin tener que lidiar con servidores, con gestores de contenido o código. Hacerlo todo desde fuera para que otros se encarguen de llevarlo a la realidad en una web visitable.

 

En este caso, lo que necesitas es hacer montajes en imágenes, y para eso no hay herramientas mejores que Photoshop, el software por excelencia para el retoque fotográfico. También es bastante aconsejable recurrir a software de diseño vectorial como Adobe InDesign o, por otra parte, Corel Draw.

 

Con estos programas puedes trabajar a cualquier resolución sin problemas, aunque tendrás que aprender a manejar nodos y mallas y a tratar con curvas vectoriales. En cambio, si recurres al retoque fotográfico, es lo más cercano al diseño artesano, a trabajar sobre un lienzo con un pincel multimedia que te da toda clase de filtros y herramientas para montar lo que se te ocurra si tienes la destreza suficiente.

 

Una vez aprendas a hacer diseños, podrás pasarlos a maquetadores para que se encarguen de materializarlos y convertirlos en webs plenamente funcionales. Es el acercamiento menos profundo al diseño web que puedes hacer, pero igualmente válido.

COMPARTE ESTE ARTÍCULO

ENVIAR A UN AMIGO
COMPARTIR EN FACEBOOK
COMPARTIR EN TWITTER
COMPARTIR EN GOOGLE +
¡SÉ EL PRIMERO EN COMENTAR!
Conéctate o Regístrate para dejar tu comentario.